El soldado

El camino
acompañó al paso del soldado
en su llegada a la ciudad
Tres panecillos
entregados por su bondad
Riqueza por pobres devuelta.

Un mendigo le dio
Silbido de ruiseñor
Un músico regaló
Pasos de baile
Un jugador de mesa
Dio la magia de barajas
Un saco sería su fin.

Los tres gansos
ordenados por el saco entraron
Fue la cena del soldado
Su fuerza, suerte
Castillo de aventura
y apoderado de diablos.


Miedo no lo paro
¡Valentía del soldado!
Y la noche lo rodeó
Los diablos están
Los diablos quieren jugar
Por su silbido ruiseñor
O dientes de colección.

Naipes giran
En las patas de los diablos humeando
Por la pérdida de su oro
Trampa de nada
Magia de naipes soldado
Riqueza por toneles de oro.

Castillo respiro
nueva era de júbilo
Las nubes alejaron
suerte sonrisa
El tormento febril
De su único pequeño
después de lunas.

Se detuvo
La muerte de su pequeño niño
La llamada a su diablo sirviente
Era suficiente
Para alejar las quejas
Traer de vuelta salud en copa.

Mal día que el Zar moría
Pasos del soldado llegó
Para salvar el alma
Tarde destino
Copa muerte reveló
Soldado cambio su vida
Del buen zar, sería su fin.

Vino muerte
A su lecho para llevar su vida
En el saco mal acción fue
Pidió su voz ir
Dentro del saco la muerte
Atrapada y su trampa ha de ser.

Su corazón más fuerte
Que la valentía de sus años
Dejó libre la muerte
Que no volvería
Ni para llevárselo
Ni creer en suplicas de labios

Envejecido por el tiempo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sociedad Peruana de Poetas abre convocatoria para nuevo libro

¿Cómo conseguir "Peregrinaje de amor" en pdf?